Abramos nuestras puertas

Texto: Hechos 12:1-5
En aquel mismo tiempo el rey Herodes echó mano a algunos de la iglesia para maltratarles. Y mató a espada a Jacobo, hermano de Juan. Y viendo que esto había agradado a los judíos, procedió a prender también a Pedro. Eran entonces los días de los panes sin levadura. Y habiéndole tomado preso, le puso en la cárcel, entregándole a cuatro grupos de cuatro soldados cada uno, para que le custodiasen; y se proponía sacarle al pueblo después de la pascua. Así que Pedro estaba custodiado en la cárcel; pero la iglesia hacía sin cesar oración a Dios por él.

Cuando se trata de disuadir a un grupo, a una organización política o religiosa se trata de tomar al líder de ese grupo. En este caso, tomar a parte del grupo y dentro de esas personas estaba Jacobo, uno de los 12 de Jesús que fue asesinado. El liderazgo es golpeado. Ahora, apresaron a Pedro, “pero la Iglesia hacia sin cesar oración a Dios por él”.
Me gustan lo “pero”. Algunos los usan negativamente: “Mirá que lindo día” y el que tenes al lado te dice: “Si, pero mañana llueve” o tambien podes alegrarte diciendo: “la verdad pase el invierno sin enfermarme, que bueno” y te responden “pero cuidado que el cambio de estación es peligroso”. A mi me gusta el “pero” usado en el Nombre de Jesus: “la cosa está difícil, pero… en el Nombre de Jesús voy a salir adelante”; “Estoy enfermo pero el Señor va a tocar mi cuerpo”. Hay dos maneras de usar el pero. En esta historia leemos que estaba todo difícil, habían matado a Jacobo, Pedro estaba preso, “pero la Iglesia hacía sin cesasr oración a Dios por él”. Digamos, “satanás no se cuáles son tus planes de destrucción, pero yo si se lo que voy a hacer, orar”. Debemos orar constantemente.

Leonard Ravenhil dijo: «Una iglesia unida que ora, es el peor problema para el infierno. Es por eso que Satanás busca destruirnos y evitar que oremos”.

Ahora el v6 nos dice que como respuesta a la oración paso esto:

Hechos 12: 6-10
Y cuando Herodes le iba a sacar, aquella misma noche estaba Pedro durmiendo entre dos soldados, sujeto con dos cadenas, y los guardas delante de la puerta custodiaban la cárcel. Y he aquí que se presentó un ángel del Señor, y una luz resplandeció en la cárcel; y tocando a Pedro en el costado, le despertó, diciendo: Levántate pronto. Y las cadenas se le cayeron de las manos. Le dijo el ángel: Cíñete, y átate las sandalias. Y lo hizo así. Y le dijo: Envuélvete en tu manto, y sígueme. Y saliendo, le seguía; pero no sabía que era verdad lo que hacía el ángel, sino que pensaba que veía una visión. Habiendo pasado la primera y la segunda guardia, llegaron a la puerta de hierro que daba a la ciudad, la cual se les abrió por sí misma; y salidos, pasaron una calle, y luego el ángel se apartó de él.

La puerta de la ciudad se abre
Observa que la puerta de la cárcel se va a abrir. En estos días tus puertas se van a abrir y vas a ver la Gloria de Dios. Las cadenas se van a romper. El v10 dice que “la puerta de la ciudad” se abre. Preparate porque Dios te va a abrir puertas para llevar la Palabra de Dios a lugares que jamas pensaste, esos lugares imposibles se abrirán. Las puertas están abiertas, como dice Apocalipsis 3:10.

Una puerta estaba cerrada
Hechos 12:13-14 “Cuando llamó Pedro a la puerta del patio, salió a escuchar una muchacha llamada Rode, la cual, cuando reconoció la voz de Pedro, de gozo no abrió la puerta, sino que corriendo adentro, dio la nueva de que Pedro estaba a la puerta.”

Las puertas de la cárcel estaban abiertas, las puertas de la ciudad estaban abiertas, las puertas personales estaban abiertas pero hay una puerta que estaba cerrada: la de la iglesia.
¿Cuándo están cerradas las puertas de la iglesia? Cuando la iglesia está encerrada en si misma, encerrada en la bendición, en la experiencia que está teniendo.
Se olvida de la misión que tiene: “id y predicar el evangelio”. Algunos creen que dijo “sentáos, quedáos…” pero no! Dijo “id y hacer discipulos”. Mientras estemos encerredamos, las puertas estarán cerradas.
Las puertas de milagros, de oportunidades económicas, las puertas para ver salvación están abiertas, pero muchas veces la puerta de la iglesia está cerrada. Tenemos que salir, id y predicar en los parques.
Por mucho tiempo, un hermano antes de ir a la reunión, iba al parque que está aquí cerca, armaba la red para jugar al voley, y cuándo se juntaba la gente para participar les compartía de Jesús. Saca la célula a la plaza, a un bar, a una oficina. Jesús pasó el 95% de su tiempo de ministerio fuera de la sinagoga y 5% dentro de ella. Nosotros pasamos 95% del tiempo en la iglesia y solo el 5% en la calle.
Debemos estar dónde está la gente.

En el v13 la Biblia nos cuenta que Rode, iba a abrir la puerta y del otro lado Pedro gritaba “abran, abran, soy Pedro” y Rode llena de gozo volvió al culto y dio Gloria a Dios, pero la puerta permanecía cerrada.
A veces tenemos tanto gozo que nos olvidamos de los que están afuera. Muchos de nosotros llegamos en la lona, y somos bendecidos, Dios nos responde con su prosperidad y llamas a una de estas personas y le decís “hoy vamos al culto?” y te responde “no, no voy a poder ir, estoy tapado de trabajo!”. Antes sin trabajo estaba todo el día en la iglesia y ahora por la bendición de Dios ni aparece.
Que el gozo de ser bendecido por el Señor, no te haga olvidar que hay personas que estan como vos estabas cuando llegaste a Dios. Necesitan de tu testimonio, de tu amor. Las bendiciones de Dios son para que abramos puertas!

La iglesia está encerrada cuando no cree
Rode entró e interrumpió a los que estaban orando y ellos le decían que no podía ser (v15).
Muchas veces oramos lo que no creemos. – No me digas que se sanó! – Y si! Si oramos por eso!
Esto es lo que paso en la historia, Pedro estaba en la puerta, suelto, libre y los demas seguían orando y no le
abrían la puerta. ¿Vamos a creele a Dios?

La iglesia está encerrada cuando pierde la capacidad de asombro
Cuando perdemos la capacidad de asombro, cuando no estamos esperando el testimonio, algo nos pasa.
La falta de expectativa espiritual mata la fe. La expectativa de ver lo que nunca vimos: “será en esta reunión donde vere tu milagro?”. Debemos estar esperando ver lo imposible.
Siméon esperaba ver cada día al Rey que venía, y el día que llego agradeció estar allí. Él tenía la expectativa de que algún día iba a ocurrir.

Las puertas de la iglesia estan cerradas cuando no abre las puertas de la unidad
La oración trae libertad, Pedro fue libre, Pedro quería entrar donde estaba la iglesia y no lo dejaban entrar.
Esto es muy importante, Dios no puede obrar cuando no nos abrimos a la unidad de la iglesia.
¿Cómo podemos evaluar la madurez de un creyente?
La madurez de un creyente se mide por su capacidad de aceptar que otros son y actúan diferentes. Cuando conocemos al Señor no hemos contratado una consultora para tratar de encontrar un perfil compatible con nosotros entre los que se congregan. Jesús dijo “venid a mi”, sin prejuicios. Vamos a tener diferencias, las formas de trabajar, de ver la vida, es normal.
No hay que evaluar la madurez de un cristiano por su forma de hablar en lenguas o por el tamaño de su Biblia, sino por su capacidad de aceptar al que es diferente. La persona madura no expone la unidad por las diferencias personales.
¿Estamos dejando a alguien afuera de la comunión de la unidad? ¿Estas dejando a alguien de lado?.
Lo contrario al amor no es el odio sino la indiferencia y esto es tan destructivo. Es comun en el mundo, “a este le hice la cruz, murió”. No podemos dejar a alguien fuera de la comunión en Cristo.

Hay que romper los cerrojos del egoísmo. Me dejo de lado yo para priorizar a Cristo. Trabajemos cada día para la unidad de la Iglesia y que nadie se quede afuera. No nos podemos llevar bien con todos, pero si podemos estar en paz, en comunión. Nunca expongas la unidad de la iglesia por una diferencia personal, por una razón propia, porque tu razón es una sin razón cuando afecta la unidad en Cristo.
Pongamos la relación por encima de la razón. Estemos abiertos a “perder” la razón por cuidar la unidad de la iglesia.

Las puertas de la iglesia estan cerradas cuando estamos encerrados por nuestros temores
En el v1 vimos que Herodes mando a matar a los cristianos y muchos estaban con temor. La iglesia tenía la puerta cerrada por miedo a ser asesinados. Mataron a Jacobo, apresaron a Pedro ¿y ahora a quién le toca? Tenian miedo. El temor provoca que cerremos las puertas. El temor paraliza, es muy mal consejero. El temor nos miente constantemente sobre nuestras posibilidades: “no tenes chance, no podes hacer eso, sos uno mas, ¿quién se va a fijar en vos?”.
El temor busca que te compares con otros y te termines descalificando: “si vos no sabes, no estudiaste…”.
El temor nos encierra, haciendo que enterremos los talentos. En la parábola de los talentos, el que tenía un talento lo enterró, lo escondió “porque tenía miedo” dice la Biblia. El temor hace que escondas tus talentos.
No escondas lo que Dios te dio, quién sabe lo que hay dentro tuyo y Dios quiere usar para bendecir a otros!
Hay un talento escondido que debes desarrollar. Hay un potencial inmenso dentro tuyo y quién sabe a dónde Dios te va a llevar! Cómo te va a multiplicar! Y no estes mirando al otro, esto es para vos, decí amen y creelo.
La Biblia dice que “tiempo y ocación acontecen a todos”. Son dos variables que algún día se van a juntar. El miedo te paraliza, asi estaban los discípulos. Tenemos un Dios que quiere bendecirnos y nos seguimos comparando, encerrados en nosotros. El Señor dice “quién me creerá, quién tomará mis promesas”.
El temor es el arma mas poderosa de satanás, esto hace que renuncies a las oportunidades, dando lugar al temor. En el Nombre de Jesus vamos a abrir las puertas de nuestros corazones. Abramos nuestras puertas a la fe, a la unidad. Vamos a abrirnos y vamos a desechar los temores, vamos a creer, vamos a soñar. Creeamos por lo que estamos orando. Abrite a todo lo que Dios quiere hacer en tu vida y en tu familia.



Comience a escribir para buscar