Agentes de Paz

Lucas 10:6 dice: Si hay allí alguien digno de paz, gozará de ella; y si no, la bendición no se cumplirá. Este pasaje nos muestra que la paz es una experiencia espiritual que se imparte. No dudes un instante en dar la paz que está en ti. Conviértete en un “agente de transformación”.

En estos días tenemos que manifestar la paz en nuestro estilo de vida
Que la paz pueda permear todas nuestras relaciones interpersonales, empezando por nuestros hogares y continuando con nuestros vecinos y lugares de trabajo.

En estos días tenemos que convertirnos en hacedores de paz
Romanos 12:18 declara: Si es posible, y en cuanto dependa de ustedes, vivan en paz con todos.

Desde una altura de 320 kilómetros, Christian Hadfield, astronauta canadiense y comandante de la Estación espacial internacional, dijo: “No se distinguen las fronteras desde aquí arriba”. Aunque los seres humanos trazamos muchas líneas para separarnos los unos de los otros, por color de piel, posiciones económicas, filosofías de pensamiento, desarrollos intelectuales, etc., para Dios “no hay divisiones”. El secreto de la vida tiene que ver con aprender a amar. La paz nos hace acercarnos a nuestros hermanos sin ninguna pared que nos divida o separe. La paz surge en cada uno de nosotros a través del fruto del amor, pues ya no estamos buscando nuestro propio bien, sino el de nuestro hermano. Esto trae paz a nuestro interior porque es la voluntad de Dios cumpliéndose en nuestras vidas. El deseo del Señor es que hagamos el esfuerzo de restaurar las relaciones rotas. Él nos ha dado un ministerio de restauración, ya bastante tiempo Satanás nos ha destruido como para que lo sigamos haciendo entre nosotros. Si el amor de Dios ha hecho alguna diferencia, que esta se vea en nuestras relaciones.

Alguien dijo: “Al verlo de lejos, pensé que era un fantasma; al acercarme, vi que era un ser humano; y al estar al lado, comprobé que era mi hermano”. Sin duda, todo fantasma se disipa al acercarnos a nuestro prójimo en amor. La manera en la que resolvamos nuestras diferencias marcará nuestra madurez espiritual.
Tenemos que saber que romper las relaciones de amor que debe haber entre hermanos se convierte en un mal testimonio para los inconversos. Pablo decía que se avergonzaba de la manera en la que los corintios resolvían sus problemas entre hermanos (1 Corintios 6:5-6).

Si es posible: El énfasis está en no rendirnos. Hagan todo lo posible por reconciliar; mientras haya un hilo de esperanza, reconcilien.

En cuanto dependa de ustedes: No podemos controlar las reacciones de los demás pero si nosotros entendemos los beneficios de reconciliar, debemos tomar la iniciativa. No importa quién tenga la razón, yo tengo que dar el primer paso a la reconciliación. No abandones, toma la iniciativa. Porque fuiste llamado a ser un pacificador.

La paz trae victoria a nuestras vidas. Romanos 16:20 dice: Muy pronto el Dios de paz aplastará a Satanás bajo los pies de ustedes. Sepamos que Satanás está en todo lugar de conflicto, enfrentamiento y división. Los conflictos son la herramienta del diablo para quitar la paz. Dice claramente: elDios de paz, no el Dios de guerra, no el Dios de fuerza o batalla. Siempre que estemos del lado de la reconciliación y de la paz, Satanás no tendrá lugar y será derrotado.

Tengamos una firme decisión de ver al Dios de paz obrar en nuestras vidas, en nuestros hogares y en nuestra querida Argentina.

Osvaldo Carnival



Comience a escribir para buscar