Beneficios de la adversidad

Fruto de la exitosa película de Disney «Las Crónicas de Narnia», el mundo redescubrió al gran escritor ingles C.S Lewis.
La serie «Las Crónicas de Narnia» cuenta con siete libros, de los cuales ya se habían vendido más de 85.000.000 de libros antes que la empresa Disney produjera la película.
C.S. Lewis fue un destacado filósofo y profesor de la Escuela de altos estudio de Oxford, quien desde su temprana edad abrazó el ateismo. Apabullado por la muerte de su madre, contemplaba sin explicación la sucesión de crímenes, guerras, enfermedades y dolor, hechos ante los cuales no encontraba respuestas.
Lewis se sintió totalmente acorralado ante la conversión al cristianismo de alguien que conocía muy bien por su profundo ateismo, ante lo cual diría: «Para comprender el fuerte impacto que me supuso, tendrías que conocer a aquel hombre (que nunca ha demostrado ningún interés por el cristianismo). Si él, el cínico de los cínicos, el más duro de los duros, no estaba a salvo, ¿a dónde podría volverme yo? ¿Es que no había escapatoria?».
Cuán profunda sería la conversión de Lewis que conocer a un Cristo viviente resucitado cambiaría por completo su vida, para nunca más ser el mismo. Conoció a Cristo como una persona, mucho más que a un líder de una corriente religiosa. De ese encuentro espiritual Lewis diría: «Debes imaginarme solo, en aquella habitación del Magdalen, noche tras noche, sintiendo, cada vez que mi mente se apartaba del trabajo, el acercamiento continuo, inexorable, de Aquél con quien tan encarecidamente no deseaba encontrarme. Al final, Aquél a quien temía profundamente cayó sobre mí. Hacia la festividad de la Trinidad de 1929 cedí, admití que Dios era Dios y, de rodillas, recé. Quizá fuera aquella noche el converso más desalentado y remiso de toda Inglaterra. Hasta entonces yo había supuesto que el centro de la realidad sería algo así como un lugar. En vez de eso, me encontré con que era una Persona».
Fruto de tan fuerte conversión, Lewis daría lugar a una serie de obras literarias, entre las que se encuentran «Las Crónicas de Narnia» y «El problema del dolor».
En este último, Lewis enfrenta una de las cuestiones básicas de la filosofía: ¿Por qué tenemos que sufrir? ¿Por qué nos suceden cosas desagradables? ¿Por qué tenemos problemas?
Lewis, como cada uno de nosotros, dijo acerca del dolor: «Si conociera algún modo de escapar de él, me arrastraría por las cloacas para encontrarlo».
Todos quisiéramos escapar del dolor de la vida, especialmente si no entendemos por qué nos suceden las cosas
Nos aporta un poco de luz su declaración: «El dolor como megáfono de Dios es, sin la menor duda, un instrumento terrible. Puede conducir a una definitiva y contumaz rebelión. Pero también puede ser la única oportunidad del malvado para corregirse. El dolor quita el velo de la apariencia e implanta la bandera de la verdad dentro de la fortaleza del alma rebelde».
Sin duda alguna, unos de los propósitos principales del dolor y de los problemas de la vida, es ayudarnos a crecer. Si no lo entendemos, los problemas pueden convertirse en una gran trampa llamada amargura.
Por más difícil que parezca su situación, seguramente existe una salida. Se puede salir de los problemas con una gran cuota de alegría.

Osvaldo Carnival



Comience a escribir para buscar