EL descanso que Dios nos da

Abrir el diario cada mañana es una verdadera travesía por diferentes emociones que marcan nuestro día con pesimismo y desencanto. Muchas veces llegamos a sentir que nada nos brinda descanso, ni aún el mismo sueño. El verdadero motivo es la falta de descanso interior. Nuestro ser ni siquiera por medio de los sueños halla el verdadero descanso.

Pero aquellos que hemos podido encontrar un camino de descanso interior sabemos que el mismo es consecuencia de habernos rendido al control de Dios. Él es el que obra, el que pelea, el que me guía, yo simplemente ejecuto lo que Él hace.

Cuando se ubica bajo el control del Espíritu de Dios, ya no necesita decirle a Dios lo grande que es su problema, sino decirle a su problema “lo grande que es su Dios”.

Sólo quienes se han entregado a Dios de verdad experimentan ese descanso constante, porque la Palabra nos dice: “Dios peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos”.

Ese es el deseo de Dios, que estemos tranquilos. Él peleará por nosotros. Dios nos dice: “Anímate a descansar en mí”.

Pero cuando tome esta firme determinación de entregar el control de su vida a Dios, el problema que tenga con su familia, con esa deuda que debe afrontar, con el desempleo, la inseguridad, el primer enemigo que se levantará será el temor. Ese sentimiento de inseguridad que nace en nuestro interior para intentar invalidar su confianza en el poder de Dios. El temor nos paraliza y no podemos avanzar.

A lo largo de toda la Biblia hallamos 365 veces las palabras: “NO TEMAIS”. Uno para cada día del año. Ese es el mensaje que diariamente nuestro Señor quiere que tengamos.

Dios en la Biblia nos recuerda: “Yo pelearé por vosotros y vosotros estaréis tranquilos”.

Osvaldo Carnival



Comience a escribir para buscar