El fenómeno de las redes sociales

Si pensamos en facebook, podriamos hablar de un verdadero fenómeno mundial. Muchos somos usuarios pero desconocemos su origen, en el 2006 Mark Zuckerberg, un joven universitario, lo ideó. En las Universidades de los Estados Unidos era usual el uso de grandes carteleras en los pasillos con las fotos de los alumnos para que pudieran conocerce e interactuar. Mark Zuckerberg volcó esta información a internet y asi, hacerlo más interactivo. Este termino trascendió el ámbito universitario y hoy en día en el mundo hay más de 1600 millones de usuarios de Facebook. En Argentina, según la filial de la Empresa, hay más de 20 millones (más de la mitad de la población) que utiliza la red. Según la consultora Comscore, los argentinos encabezan el ranking de redes sociales con 9,8 horas al mes en promedio, por delante de Brasil 9,7 horas y Rusia 9,6 horas y muy por encima de la media global de alrededor de 6 horas.

Muchas empresas vuelcan gran parte de su capital, que antes invertían en la televisión, o en publicidad gráfica, en Internet, especialmente en Facebook.

Facebook se convirtió en un fuerte rival no solo de otros sitios web, sino de los medios tradicionales, particularmente la televisión del prime time. Con la televisión, la red social compite, pero también coopera: crece el uso simultáneo del televisor y dispositivos como celulares y tabletas, fenómeno que los expertos denominan second screen.

Según una investigación de la Asociación Chicos.net, después de You Tube, Facebook es el sitio más usado por niños de entre 8 y 10 años. Además el estudio sostiene que «contar o no con una cuenta en Facebook, instaura diferencias entre los niños, por marcar simbólicamente el grado de madurez del niño frente a sus pares, por ser un rito de pasaje hacia una nueva etapa de la infancia”.  Según otro relevamiento de Carrier & Asoc. el 75% de los usuarios de 50 años y más usa redes sociales.

Para tener Facebook se necesita ser mayor de edad, pero este requisito no es fácil de controlar, muchos menores adulteran esta información para ingresar a este mundo de relaciones.

La internet ofrece una relación de cierta privacidad ya que se establece entre la computadora y el usuario. En muchos casos desarrolla una conducta autista.

Suele haber en muchos internautas un gran apelativo a la imaginación, se puede construir un perfil imaginario donde vos terminás siendo “quien quisieras ser” pero no realmente “quien sos”. Por este motivo muchas veces al aceptar a alguien como amigo no sabemos con certeza a quién aceptamos, sus datos también pueden ser ficticios, y esto en muchos casos ha traído consecuencias, casos de violación, niños que se relacionaron con pedófilos, y hasta secuestradores.

La agresividad también aflora a través de las redes, se publican cosas en los muros, que seguramente de ser una conversación cara a cara, no se dirían.

La categoría que le damos a la otra persona cuando interactuamos con ella vía Facebook, es de “amigo”. Pero amigo es alguien con quien compartís tiempo, es alguien a quien conocés, ahora hay mucha gente que tiene una imagen desvirtuada de lo que representa un amigo.

Según una encuesta, el 23% cree que la web es el mejor lugar para conocer a alguien, resalta como positivo que haya muchas personas buscando lo mismo; lo negativo, la falsedad de los datos. Ante el interrogante: ¿Qué tenés en cuenta cuando conocés alguien on line? El 60% señaló que observa los intereses en común, comparten el segundo lugar, quienes se detienen en datos y biografía del perfil (50%), detrás los que tienen amigos en común y por último los que se guían por la foto del perfil. El 37% de las personas admite haber tenido una relación sentimental por un contacto en las redes.

Un estudio reciente de Cyber Psicology, sostiene que ya son 28 millones de rupturas las que se contabilizan por culpa de plataformas como WhatsApp o Facebook, este informe analiza el impacto negativo que tiene este tipo de servicios en las relaciones sentimentales, explican que este tipo de aplicaciones son muy favorables en una primera fase de las relaciones, pero con el tiempo comienzan los celos y el control. La desconfianza es el factor de quiebre, en muchos casos se debe a una equivocación: al enviar un mensaje por WhatsApps se genera un “doble check” cuando éste es recibido, pero esto no significa que el receptor lo haya leído.

Uno de los requisitos fundamentales en una relación de pareja es, sin duda, la confianza. Sin confianza el amor no dura.

Las redes sociales, como todos los avances tecnológicos y el mundo de Internet, traen un gran avance, pero debemos saber algunas cosas fundamentales: las relaciones interpersonales son irremplazables, la interacción humana no puede ser reemplazada por una relación con alguien virtual a través de las redes.

Las relaciones interpersonales, sobre todo las trascendentes, la familia, la amistad no pueden ser reemplazadas por Internet, de la misma manera nuestra relación de amistad con Dios necesita tiempo, se va construyendo sobre la confianza.

Osvaldo Carnival



Comience a escribir para buscar