La fe que lo cambia todo

La Biblia cuenta historia de personas a las que le pasan cosas similares a las que a mi me toca vivir para que yo pueda identificarme con ellas. En el capítulo 5 de San Marcos a partir del versículo 25 podemos ver la historia de una mujer con una situación desesperante, desde hacía 12 años padecía una enfermedad que la atormentaba, habían transcurrido 12 años de dolor y cada vez le iba peor, todo lo que hacia la hundía más; quizás muchos se sientan de esa manera, parecería que están en arena movediza, cada cosa que intentan solo produce que la situación en la que están se siga empeorando, esta mujer no sólo seguía enferma sino que ahora también se había quedado sin dinero porque todo lo que tenía lo había gastado en médicos que no la habían ayudado.

Esta mujer estaba decidida a que todo cambie, no se resignó aunque pasaron tantos años, aunque fracasó en sus intentos anteriores por encontrar su sanidad, aunque todas las circunstancias le fueran desfavorables, estaba decidida a que todo cambie.

Todo cambio se inicia en una decisión, y generalmente para tomar esta decisión primero hay que estar cansado. Esto le había pasado a esta mujer, los problemas nos endurecen o nos abren a Dios, nos cierran a lo sobrenatural o nos abren a lo milagroso, esta mujer estaba abierta a recibir su milagro, cuando estés en este tipo de situaciones límites, desesperantes, toma esta decisión, levanta un clamor y Dios oirá.

Hay muchas cosas que Dios puede pasar por alto, pero nunca pasará por alto el clamor de la necesidad.

Esta mujer descubrió el poder de la fe, dice la Biblia que cuando oyó hablar de Jesús vino por detrás y tocó su manto. La fe viene por el oír, cuando oímos noticias negativas generalmente nos llenamos de pesimismo, de incredulidad, pero cuando oímos de Jesús surge dentro nuestro algo diferente, la mujer descubrió que dentro de ella había una FE que desconocía. Era una mujer débil sin fuerzas, debilitada por las grandes hemorragias, pero una fuerza nueva hizo que traspasara una multitud seguramente de hombres fornidos, esa fuerza no era otra cosa que la Fe.

Debemos tener esa Fe que arrebata lo que viene a buscar. Esta mujer no dependió de la decisión de Jesús, ella arrebató lo que venía a buscar. Jesús mismo dice en San Mateo 11:12: “Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan”. Estas son personas decididas, que no se intimidan porque haya obstáculos que se interpongan en su milagro, por el paso del tiempo, por la opinión se los demás, están decididas a recibir lo que tanto necesitan.

En esta historia Jesús pregunta: ¿Quién me ha tocado?, sus discípulos le respondieron: “Maestro la multitud te aprieta y tú preguntas quién te ha tocado”, era cierto que alrededor de Jesús había una multitud, era cierto que muchos lo tocaban, pero esta mujer lo tocó con Fe. Jesús dijo: “Poder ha salido de mi”, es que algo sucede en el mundo espiritual cuando uno busca a Jesús con esta Fe, algo que no se ve pero se recibe.

En nuestros días Jesús sigue teniendo el mismo poder que tenía 2000 años atrás, él sigue haciendo milagros, revirtiendo las situaciones más difíciles, debemos tomar la decisión que tomó la mujer, debemos buscar a Jesús con Fe porque un toque de Jesús todo lo cambia.

Osvaldo Carnival



Comience a escribir para buscar