La intervención divina cambia la historia

Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde” Malaquías 3:10

Tenemos la oportunidad de descubrir un Dios que quiere involucrarse en nuestras vidas. Dios provoca al hombre para que lo busque, es el Dios que tiene poder para abrir ventanas en los cielos y derramar bendiciones hasta que sobreabunden. Muchas veces parece todo dicho, pero la intervención de Dios hace que las cosas cambien. Debemos despertar nuestra expectativa de ver a Dios obrar, cuando se pierde la expectativa se mata la fe.

La Biblia está llena de historias de hombres que tuvieron que enfrentar situaciones límites, somos desafiados a probar a Dios en todas las áreas: económicas, familiares, salud. Estos hombres se decidieron a creer en los momentos más difíciles y las derrotas se transformaron, de manera milagrosa, en grandes victorias. Toda la Biblia está llena de la intervención sobrenatural de Dios que cambia la historia. Dios se manifiesta ante el clamor del hombre. Algunas historias: Moisés frente al mar; el aceite de la viuda; Daniel en el horno de fuego y en el foso de los leones.

¿Qué hubo en común con estos hombres que vieron intervenir a Dios sobre sus vidas?
-Eran hombres que se habían encontrado con Dios. Dios puso en el hombre una búsqueda interior, un sentido de trascendencia que solo el puede satisfacer.
…y me buscareis y me hallareis, porque me buscareis de todo vuestro corazón…Jeremías 29:13.
Encontrarnos con Dios nos cambia la vida.
-Eran hombres que habían descubierto el poder de la fe. Las presiones te hacen tomar decisiones, la fe necesita de los problemas, los problemas son una oportunidad para descubrir la fe. La fe aplicada a los problemas opera milagros. La mujer que padecía de flujo de sangre, tuvo fe en Jesús y esa fe la conectó con su milagro. Lucas 8 :43-48.
-Eran hombres que anhelaban ver a Dios actuar en sus vidas. Sabían que solo la intervención de Dios puede cambiar la historia, eran hombres que no se resignaban a una vida mediocre.

Tu fe introduce a Dios en tu historia para que actúe y se manifieste. La fe nos vincula con ese Dios que anhela intervenir en nuestras vidas. La fe en acción es una invitación al Espíritu Santo a involucrarse.



Comience a escribir para buscar