Niveles de la oración III – Llamar

En el sermón del monte, enseñando acerca de la oración, Jesús mencionó 3 diferentes niveles de la oración, El dijo: “Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.” (San Mateo 7:7)

El primer nivel es “Pedir”, la promesa es que; si pedimos, Dios nos responde. Es el nivel más básico de la oración. Es como un niño que pide para sus necesidades.

El segundo nivel es “Buscad”, es el nivel del esfuerzo, donde ponga en práctica mi responsabilidad de orar todos los días.

El tercero es “Llamar”, este es el nivel avanzado, es el nivel de la confianza, es el nivel donde ya no oro por mis necesidades solamente sino puedo orar a favor de otros.

Este es el nivel de saber a quién recurrir, es saber a quién llamar.

En el evangelio de Lucas al mencionar estos tres niveles de oración primero cuenta una historia interesante, dice la Biblia: “Les dijo también: ¿Quién de vosotros que tenga un amigo, va a él a medianoche y le dice: Amigo, préstame tres panes, porque un amigo mío ha venido a mí de viaje, y no tengo qué ponerle delante; y aquél, respondiendo desde adentro, le dice: No me molestes; la puerta ya está cerrada, y mis niños están conmigo en cama; no puedo levantarme, y dártelos? Os digo, que aunque no se levante a dárselos por ser su amigo, sin embargo por su importunidad se levantará y le dará todo lo que necesite. Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. ¿Qué padre de vosotros, si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿o si pescado, en lugar de pescado, le dará una serpiente? ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión? Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan? (San Lucas 11:5-13)”.

Tomando esta historia narrada por Jesús podemos decir primeramente que a la medianoche debemos saber a quien recurrir.

 La medianoche es el momento mas oscuro de la noche. Es el símbolo de las pruebas. Todos tendremos una medianoche en la vida. Un momento donde no sabremos qué hacer.

Pero es en esos momentos que podremos experimentar el nivel de “Llamar”. Esto es: “Yo tengo dónde ir” Es la oración de confianza. Hay personas que frente a lo que les pasa consultan brujos, astrólogos, toman malas decisiones.

Frente a lo que nos pasa muchas veces nos afanamos, nos afligimos y en muchas casos nos enfermamos Pero Dios espera que confíe por que “Fiel es Dios para cumplir sus promesas”.

La oración se hace efectiva cuando la misma se lleva adelante con perseverancia, no abandones la oración, no dejes de llamar. Tu respuesta está a la distancia de tu oración.

NOSOTROS VAMOS A CONFIAR EN DIOS. NOSOTROS SABEMOS A QUIÉN RECURRIR.

En este tercer nivel no solo pide por vos, sino pide por otro. Es el nivel mas alto de la oración, es cuando ya no pienso en mis necesidades sino mas bien puedo interceder a favor de otras personas.

Como el amigo de la historia; que pidió por otro que estaba en necesidad. La intercesión por las almas perdidas debe estar llena de compasión. “Ama a tu prójimo como a ti mismo implica también orar por los demás como por nosotros”.

La oración a favor de otros abrirá las puertas de los recursos, Dios es nuestro mejor amigo. Él es la fuente inagotable de recursos: Recursos espirituales, económicos, oportunidades de negocios, puertas laborales, recursos humanos.

La llave es la oración para que las puertas se abran y accedamos a los recursos para el avance de cada proyecto.

¡Qué importante es tomar un tiempo cada día para presentar nuestras necesidades delante de Dios y ejercitar la fe y la confianza de poder ver las respuestas concedidas en la oración!

Te desafío a buscar al Señor con persistencia; a llamar y las puertas se abrirán

Osvaldo Carnival



Comience a escribir para buscar