Puestos los ojos en Jesús

En el evangelio según San Mateo en el capítulo 14 encontramos el relato en el cual los discípulos están en una barca en el medio del mar y de repente ven una figura, que era Jesús mismo, que viene hacia ellos caminando sobre el mar y en esa historia. Pedro caminó sobre las aguas mientras tuvo sus ojos puestos en Jesús.

Mirar solo a Jesús es el secreto para caminar en medio de las tormentas, el autor de la carta a los Hebreos lo dice en el capítulo 12:2 “puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe,”

La Fe es la que nos permite abrazar a Jesús, es la mirada del alma, nuestra alma se conecta con Jesús por medio de la Fe

La Biblia no trata ni se esfuerza por definir la Fe, solo en Hebreos 11:1 tenemos una aproximación

Donde dice: Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

En realidad lo que hace la Biblia es mostrarnos las consecuencias de la Fe, las acciones de la Fe, las obras de la Fe.

En Lucas 5 Jesús ve a 4 amigos que traen un paralítico ante El y ante la imposibilidad de ingresar a la casa por la puerta lo hacen por el techo, ante este hecho Jesús dice: “Al ver la Fe de ellos” Jesús ve la obra de esta Fe y la destaca,

La Biblia destaca lo poderoso que produce una vida de Fe en Jesús

 Para acercarme a Dios lo debo hacer por la Fe, no por la emoción que cambia y fluctúa y tampoco por la razón ya que nuestra mente por mas desarrollada no puede comprender al Dios eterno e inalcanzable, el único camino es la Fe. Hebreos 11:6 Sin Fe es imposible agradar a Dios.

La Fe no es una formula mágica, no es un salvoconducto que nos exime de problemas, la Fe no solo es la que triunfa en las batallas, si no la que soporta los momentos difíciles perseverando

No todos los días son de sol, algunos creen que si reúnes bastante Fe, tendrás riquezas y salud, vivirás satisfecho y recibirás automáticamente respuestas a todas tus oraciones, pero la vida no funciona así, hay momentos que las cosas no se dan como espero, paso por pruebas, pierdo un familiar, quedo sin trabajo, enfrento una enfermedad. En esos momentos la Fe es la que nos permite seguir adelante.

El autor de Hebreos repasa la vida de algunos gigantes de la fe del Antiguo Testamento, luego de identificar a los colosos de la Fe Abraham, Moises, Gedeon, David, Samuel y otros hace una consideración general sin dar nombre de miles que caminaron en Fe y dice: “que por fe conquistaron reinos, hicieron justicia, alcanzaron promesas, taparon bocas de leones, apagaron fuegos impetuosos, evitaron filo de espada, sacaron fuerzas de debilidad, se hicieron fuertes en batallas, pusieron en fuga ejércitos extranjeros”.

Esta es la parte maravillosa de este capitulo a todos nos inspira y alienta, pero también dice ese pasaje: “ Otros experimentaron vituperios y azotes, y a más de esto prisiones y cárceles. Fueron apedreados, aserrados, puestos a prueba, muertos a filo de espada; anduvieron de acá para allá cubiertos de pieles de ovejas y de cabras, pobres, angustiados, maltratados”.

Hubo algunos que no tuvieron un final feliz: fueron azotados, apedreados, partidos en dos, pero se mantuvieron firmes. La Fe es una firme determinación a seguir cueste lo que cueste, no importa lo que pase, en Dios esperaré y confiaré, no importa que no entienda. Ese suele ser nuestro conflicto, cuando queremos entender donde simplemente tengo que confiar en Fe. “Dios sabe lo que hace”

Nuestra fe descansa en la convicción de que Dios tiene el control de toda circunstancia y sabe lo que hace, nada lo puede sobrepasar y siempre podemos estar confiados mientras tengamos “puestos los ojos en Jesús”.

Osvaldo Carnival



Comience a escribir para buscar